Han entrado a robar en mi casa. ¿Qué hago?

Han entrado a robar en mi casa. ¿Qué hago?

¡Me llevé una desagradable sorpresa el año pasado al regresar de vacaciones! Os cuento… Cuando metí la llave en la cerradura, noté enseguida que pasaba algo anormal: pues, me costaba mucho introducirla. Y, efectivamente, al ratito de haber conseguido abrir la puerta, ¡me encontré con el piso patas arribas! A pesar del susto y enorme disgusto que me llevé, me acordé, sin embargo, de lo que había oído decir que se debía hacer en caso de robo con posible efracción: no tocar a nada, ir a casa de un vecino –por si acaso estuviera/n todavía en el interior el/los ladrón/ladrones– y llamar a la policía. Eso es lo que hice… También tuve el reflejo de llamar al despacho Durán y Durán Abogados, porque ya conocía la gran profesionalidad de los abogados que conformaban este bufete por haber tenido que recurrir a sus servicios en el pasado para un asunto anterior que me solucionaron de manera muy satisfactoria. Bueno, sigo con lo mío… De lo poco que vi, de lo que sí me pude percatar, ¡es de que la ventana de mi casa estaba abierta (vivo en un primero)!  Obviamente, ¡ésta había sido forzada! ¡Lo de vivir en una primera planta no sólo eran ventajas! A mi pesar, lo tuve que reconocer y constatar…

Tras el primer susto, hay que actuar rápidamente

Así pues, y tal y como lo he explicado más arriba, lo primero que debes hacer si descubres que han entrado en tu casa para robar, es salir pitando de allí y acudir a casa de un vecino para llamar a la policía. Otra de las posibles situaciones a la que desgraciadamente podrías verte enfrentado/a, es a la de sorprender en plena acción al ladrón. Ahí, ¡sí que debes ser precavido/a y no intentar hacerle frente de ninguna manera! Pues, éste podría usar la violencia contra ti y tomarte también como rehén para que le indiques dónde tienes guardados tus objetos de valor. Con lo cual, recuerda siempre que es muy importante que frente a un posible robo en tu vivienda, no debes intentar en ningún caso entrar para salvar tus bienes ya que el ladrón podría tomarte como rehén o –incluso– matarte. ¡Vete corriendo a casa de un vecino y llama a la policía! Por otra parte, especificarte asimismo que no debes tocar a nada para facilitar el trabajo a los profesionales. Sólo debes esperar a que llegue la policía. Una vez que ésta haya hecho su trabajo y puedas acceder por fin a tu vivienda, ya podrás entonces elaborar una lista precisa de todo lo que te haya sido dañado o robado. Puedes, a la vez, si las tienes, incluir facturas y/o documentos, fotografías, etc., que acrediten lo que falta. Todo ello, le será de gran ayuda a las fuerzas de seguridad como a tu compañía de seguros.

Otra cosa en la que debes pensar es en la posibilidad de que te hayan cogido –si tuvieras alguna o varias en casa– tus tarjetas de crédito o libros de cheques, etc. Si tal es el caso: ¡debes llamar inmediatamente a tu banco para que anule todo lo que sea necesario en el acto! Si también te percatas de que los ladrones se han llevado ordenadores, cd’s, memorias USB o cualquier otro soporte digital o electrónico que pudiera contener información relevante sobre tus datos financieros, debes asimismo comunicárselo inmediatamente a tu banco. Si se han llevado tu pasaporte o carné de conducir, hazlo saber lo más rápidamente posible igualmente. Una vez efectuadas todas estas acciones, debes ponerte en contacto con tu seguro de hogar. Todo ello, me lo explicaron de forma clara y detenidamente no sólo en la policía sino también en el despacho de abogados Durán y Durán, en el cual deposité la reclamación correspondiente. Acudí al bufete, en efecto, con la lista de lo que me habían robado, así como, con los documentos y facturas acreditativas para que pudieran reembolsarme lo antes posible los objetos robados y dañados.

En la actualidad, lo he recuperado todo, pero siempre y cuando vuelvo a casa, pienso en lo que me sucedió el verano pasado. Si tuve la idea de escribir este post fue precisamente porque pensé que este tipo de desagradable experiencia la habrían vivido también algunas personas durante estos meses estivales y a modo de prevención para las demás. Yo desde entonces he instalado un sistema de alarmas, puesto rejas a mis ventanas, una puerta blindada y he vuelto a asegurar mi vivienda, etc., para que no vuelva a suceder un robo en mi vivienda.