Un fin de semana de negocios y turismo en Barcelona

Autor   

Un fin de semana de negocios y turismo en Barcelona

La semana pasada, en concreto de viernes a domingo, estuve en la ciudad de Barcelona para cerrar un acuerdo comercial con una universidad para la que voy a dar clase como profesora asociada. Ya sabéis, los profesores asociados son aquellos a los que se les contrata por su experiencia laboral, no tanto por su formación académica o si están doctorados. Las horas de clase son menos que las que imparte un profesor titular, ya que la clave es que el profesor siga ligado al mundo laboral para aportar este tipo de experiencia a los alumnos. Pues bien, yo soy periodista de deportes, así que voy a impartir la asignatura de Periodismo Deportivo un par de días a la semana en la Ciudad Condal. Es un lugar ideal, ya que se puede llegar fácilmente desde Madrid en AVE en el mismo día. No obstante, como es una ciudad que me gusta bastante y como en el periódico para el que trabajo en Madrid tengo una buena flexibilidad horaria, he decidido alquilarme un piso en Barcelona para no tener que hacer la ida y la vuelta en el mismo día, sino poder regresar al día siguiente. De esta forma desconectaré también de la rutina diaria.

Para alquilar el piso, como no quería repetir alguna mala experiencia del pasado en la que el casero se hizo el loco para devolverme la fianza habiendo dejado el piso en perfecto estado, estuve tras firmar el contrato con la universidad en un notario para certificar también el acuerdo con el dueño del piso que me iban a arrendar. Lo hicimos bastante rápido, así que aproveché el fin de semana para hacer turismo por la capital catalana.

Estuve hospedada en hotel Mercer Barcelona, uno de los hoteles de lujo de la capital, porque total para un fin de semana me podía permitir el capricho y unos amigos que habían estado allí por su luna de miel me habían hablado muy bien del lugar. El Mercer hotel Barcelona se encuentra situado entre murallas romanas y arcos medievales, donde los huéspedes que buscan exclusividad y una experiencia única pueden sumergirse en un lugar singular en el centro del barrio gótico de Barcelona. Durante el reinado de Augusto, esta área fue elegida para establecer una nueva colonia; es el verdadero corazón y el más antiguo de la ciudad. Ocupa una serie de edificios de gran valor arquitectónico en la calle Lledó, construidos sobre una parte de la muralla romana de la ciudad. El reconocido arquitecto Rafael Moneo rescató una pieza del legado arquitectónico local compuesta de varios periodos históricos y, mostrando un gran respeto hacia la historia, logró incorporarla al diseño contemporáneo del hotel.

Pues bien, desde aquí aproveché para visitar el centro oceanográfico, ya que me encantan los animales marinos. Disfruté muchísimo pasando por el túnel por debajo de los tiburones y también viendo especies de peces que no conocía. Después aproveché para comprar algunos suvenires en la tienda del mismo antes de irme a cenar al puerto.

Como era fin de semana y yo soy una gran aficionada al tenis, aproveché también para acercarme a comprar unas entradas para ir a ver la final del domingo del trofeo Conde de Godó, que jugaron Rafael Nadal, quien fue el ganador, y Kei Nishikori.

El resto del sábado lo pasé yendo a visitar lugares tan reconocidos como el Parque Güell, la Sagrada Familia, el mercado de la Boquería, y dándome una vuelta por Las Ramblas, ya que tenía ganas de conocer ese ambiente tan cosmopolita que define a la ciudad.

Una ciudad con una rica gastronomía

Además de hacer turismo, Barcelona es un lugar donde podemos disfrutar de la gastronomía. Yo aproveché la opción que nos daba el hotel de probar el restaurante Kresios Barcelona, a cargo del chef con una estrella Michelin Giuseppe Iannotti, propietario del reconocido restaurante Kresios Telese, ubicado en Italia. Su filosofía es la excelencia con una propuesta gastronómica tradicional en combinación de sofisticadas técnicas modernas e innovadoras, usando ingredientes de alta calidad para crear una cocina refinada en un entorno milenario.

Al mediodía Kresios Barcelona ofrece a sus visitantes un menú ejecutivo de proximidad y por la noche una carta basada en dos menús gastronómicos cuidadosamente pensados para sorprender a los paladares más exquisitos.

El chef Giuseppe Iannotti propone además deliciosos desayunos donde se pueden degustar sabrosos pasteles tradicionales y un amplio surtido a la carta para aquellos que quieran disfrutar de un verdadero desayuno gourmet.