Las obligaciones de los ayuntamientos

Autor   

Las obligaciones de los ayuntamientos

Los ciudadanos nos vemos en multitud de ocasiones entre la espada y la pared ante situaciones cotidianas cuya resolución, a priori fácil, se vuelve una verdadera locura para solucionar. Pues bien, si dejamos de lado el amalgama burocrático que nos rodea, y vamos a lo que de verdad importa, que es la Ley, descubrimos las obligaciones de los ayuntamientos

La Ley de Régimen Local es la Ley que establece las principales obligaciones de los ayuntamientos. Aunque no hay que olvidar que otras leyes, como las leyes que regulan los impuestos, los Estatutos de Autonomía o las leyes comunitarias, pueden establecer otro tipo de obligaciones.

El fin de este artículo es destacar cuáles son las principales obligaciones que tienen los ayuntamientos. El fin de este artículo es mostrar al ciudadano de a pie cuándo se puede ir al ayuntamiento a reclamar, ya que muchas veces vamos como pollos sin cabeza a las instituciones, y acabamos mareándonos con frecuencia.

Pues bien, existen ocho servicios básicos que los ayuntamientos están obligados a cumplir, estos son: basura, limpieza vial, luz, agua, alcantarillas, cementerios, calles, control de bebidas y alimentos. Puede sorprender que sean pocos, pero su gestión muchas veces puede resultar complicada y polémica.

Algunos ayuntamientos tienen atribuidas la gestión de otros servicios, lo que puede llegar a ser un problema porque quien mucho abarca poco aprieta. Los ayuntamientos deben de gestionar los servicios básicos de una manera efectiva, y sobrecargar a la administración con la prestación de servicios trae dos problemas.

En primer lugar, cuando los ayuntamientos tienen que gestionar un servicio que no pueden llevar a cabo por falta de medios, se recurre a la externalización del servicio. Mucho se ha hablado sobre las subcontratas, y no es nuestro fin entrar en este polémico tema, pero si diremos que la gestión de la contratación pública puede ser para muchos ayuntamientos un caos que pagamos los ciudadanos.

En segundo lugar, la llegada de los dos Gobiernos del Partido Popular ha hecho efectivas las regulaciones comunitarias sobre el límite de déficit. Esto genera un problema para los ayuntamientos endeudados, que deben de apretar el cinturón para no gastar más de lo presupuestado. Y cuantos más servicios se tengan que gestionar, más problemas presupuestarios pueden hablar.

De una manera o de la otra, la sobrecarga de tareas de los ayuntamientos son un problema para los ciudadanos. Y actualmente que la economía empieza a mejorar, hay que apostar por limpiar las deudas públicas en lugar de empezar a gastar en servicios complementarios prestados por las administraciones locales.

El paradigma de la limpieza de las calles y la retirada de basuras

Un servicio que es de obligado cumplimiento es la gestión de la limpieza de las calles y de los residuos. Este es uno de esos servicios que normalmente se externalizan, y esto es motivo de polémica en muchas ocasiones, porque las contratas pueden asignarse continuamente a las mismas empresas.

El resultado es que cada vez la limpieza puede empeorar, debido a que las empresas subcontratadas están confiadas en que van a estar limpiando las calles, hasta que probablemente cambie el gobierno local. Esto es algo que pasa en muchas ciudades y pueblos grandes, y va en detrimento de todos los ciudadanos. De hecho, a veces se puede ver como algunos ciudadanos limpian sus propias calles, en parte gracias a que se pueden encontrar de forma fácil productos de limpieza similares. Empresas como Stocknetvalles ofrecen productos de limpieza para la limpieza urbana y maquinaria de limpieza profesional, con la garantía de una empresa que es investiga, fabrica y provee sus propios productos.

Para finalizar diremos que a pesar de que la limpieza de las calles es una tarea del ayuntamiento, los ciudadanos debemos hacer todo lo posible por no ensuciarlas, ya que así es más fácil limpiar. Colaborando todos juntos ahorramos más y ensuciamos menos.