Una alternativa para calcular tu pensión de jubilación

Autor   

Una alternativa para calcular tu pensión de jubilación

Después de toda una vida dedicada a la formación personal y al trabajo, llega un momento en el que es preciso retirarse para dar paso en nuestro oficio a las generaciones más jóvenes. Ese momento es aquel en el que las obligaciones se desvanecen, el estrés se disipa y las posibilidades de hacer cosas nuevas y relajadas crecen de manera exponencial.

Sin embargo, para ello es preciso contar con una pensión de jubilación cuya cuantía sea suficiente para llevar una vida sin demasiadas restricciones. Y para que esa cuantía se ajuste a lo que realmente hemos cotizado durante nuestros años de duro trabajo, a veces es necesario acudir en busca de ayuda, de profesionales que se encarguen de verificar que, efectivamente, no nos corresponde ni un euro menos de lo que merecemos percibir.

Mi padre, cuando decidió jubilarse hace ahora siete años, no tenía pensado utilizar esa fórmula. Pero fue entonces cuando descubrió la cantidad de engorrosas cuentas que debía hacer para hallar su correspondiente cuantía. Con tantos cálculos, el hombre no se aclaraba. Tanto mis hermanos como yo intentamos ayudarle, pero resultó imposible. Mi padre había tenido, aproximadamente, una veintena de trabajos a lo largo de su trayectoria profesional, cada uno con un sueldo diferente y de lo más variado. Esto provocaba que las cuentas fueran demasiadas para nosotros.

La mejor alternativa pasaba por contratar a alguien que fuera especialista en la materia. Mi padre estuvo de acuerdo en ello y, por tanto, empezamos a buscar a personas o entidades de confianza para tratar el asunto. Entonces, uno de mis compañeros de trabajo me habló de una página web, www.pensiondejubilacion.es, en la que según decía encontraría un gabinete de Abogados que podría ayudarnos a calcular de manera concreta y explícita qué cantidad le correspondía a mi padre.

Inmediatamente pusimos esa dirección en nuestro navegador y dimos con el gabinete de Abogados Durán&Durán. A través del número de teléfono que aparecía en dicha página web pudimos contactar con los responsables del mismo y comentarles el caso que nos llevaba hasta ellos. Así lo hicimos y, a los pocos días, estábamos en el despacho hablando sobre el tipo de pensión que le correspondía a mi padre.

Al comprobar que se trataba de abogados que tenían una amplia experiencia en realizar los cálculos pertinentes, decidimos que fueran ellos los que se encargaran de llevar a cabo los dichas cuentas y todos los trámites que fueran necesarios para gestionar la que iba a ser, nada más y nada menos, situación económica de mi progenitor hasta el final de sus días.

Una alegría enorme

Terminó resultando que la cuantía de jubilación que le correspondía a mi padre era bastante mayor de lo que se esperaba. Eso nos comentaban desde el gabinete después de haber tenido en cuenta las cantidades percibidas a modo de salario durante toda su trayectoria y lo que había tributado por ellas.

Acogimos la noticia como si del Gordo de Navidad se tratara. Acudimos a ver a nuestro abogado y nos mostró, razonándonos, los cálculos que había realizado para llegar a la conclusión que nos acababa de transmitir. Por fin, mi padre podía respirar tranquilo. Una vida llena de sacrificios encontraba en aquella noticia su deseada recompensa. Era momento para disfrutar.

En la actualidad, las cosas marchan bien. Afortunadamente, la pensión de jubilación le da una capacidad económica que le permite viajar, salir los fines de semana y echarnos una mano a los demás cuando realmente la necesitamos. En lo que a nosotros, los hijos, respecta, todavía no tenemos claro cómo calcular esa pensión de jubilación cuando nos llegue la hora. Pero no estamos preocupados. Ya sabemos a quien debemos recurrir para cuando ese momento se acerque.