Si pasas demasiado tiempo al volante, contrata a un experto

Autor   

Si pasas demasiado tiempo al volante, contrata a un experto

A lo largo de nuestras vidas acabamos pasando muchas horas en nuestros coches y es que ellos son los que nos llevan de un lugar a otro y nos permiten, no solo ir al trabajo, sino que también disfrutar de nuestro tiempo de ocio y viajar. Es por ello por lo que a lo largo de los años en los que tengamos el carnet de conducir nos puedan surgir determinadas situaciones que, en unos casos son de riesgo y en otros nos puedan resultar bastante comprometidas.

Por ello, a la hora de conducir, lo mejor es que contemos con un experto que nos pueda resolver todos los problemas que nos vayan surgiendo para, así, poder seguir disfrutando del placer y la relajación que nos da conducir. Por este motivo, a lo largo de este post os queremos plantear algunos de esos casos que nos podemos encontrar y, con ello, poder ofreceros una solución al respecto para que no sea más que una mera anécdota que poder contar, en lugar de representarnos un serio problema si no estamos preparados para actuar.

Como os decimos, muchas son las circunstancias que nos pueden pasar en carretera y es que, aunque en función de donde vivamos, algunas sean más probables que otras, lo cierto es que siempre existe el riesgo de que algo nos pueda ocurrir. Por ello, para prevenir este tipo de situaciones, lo más evidente y que, además, es obligatorio es contrata un seguro de responsabilidad civil, al que conocemos como seguro a terceros y es que este se encarga de cubrir todos aquellos daños que podamos provocar con nuestro vehículo, siendo nosotros los culpables. Sin embargo, una cosa debemos de tener en cuenta y es que este seguro de responsabilidad civil no nos cubre en todos los supuestos y es que, si vamos bebidos, drogados, con exceso de velocidad o sin alguno de los documentos del vehículo en vigor, la aseguradora se puede lavar las manos. Con lo cual, para que esto no nos ocurra, a continuación, os dejamos un listado de posibles hechos y soluciones.

  • Siniestro contra un animal. Muchos seguros, sobre todo los contratados en grandes urbes, no cubren este tipo de siniestros, es por ello por lo que debemos de tener mucha precaución a la hora de circular por carreteras sin vallar. En caso de siniestrarse en una carretera vallada (las de alta capacidad) lo que debemos de hacer es llamar a Atestados, ya que el responsable del siniestro es el propietario de la vía y, por tanto, será él quien abone los daños de nuestro coche.
  • Conducción bajo los efectos del alcohol. Es una situación muy habitual, de hecho, solo en la provincia de Pontevedra, cerca de 1.300 conductores son condenados al año por circular ebrios o drogados y es que no hace falta salir de fiesta para dar positivo, sino que en una simple cena ya podemos superar la tasa máxima permitida. Por ello, para poder salir de la mejor forma posible de este tipo de situaciones, nosotros os recomendamos que os dejéis asesorar por Alcoholemias Bcn y es que ellos son expertos en los recursos de este tipo de sanciones, por lo que para poder salir lo más airosos posible, dentro de la gravedad del tema, es bueno contar con su asesoramiento.
  • Multas por mal estacionamiento o excesos de velocidad. Estas son otras de las sanciones más habituales y es que se dan cientos de ellas cada día. Unas multas que, en muchos casos no podemos recurrir pero que en otros si que es posible. Para ello, tan solo nos debemos de fijar bien en ellas. En caso de que estén mal redactadas podremos intentar anularlas por defecto de forma.

La seguridad es lo primero

Lo cierto es que, aunque os recomendamos recurrir a un experto para poder evitar todos los problemas que os surjan en la carretera, la realidad es que lo suyo sería que no tuviésemos que depender nunca de ellos. Y para que esto sea así, la seguridad ha de ser nuestra asignatura más importante y es que si todos ponemos de nuestra mano en materia de prevención, muchas de las vidas que perdemos cada año en las carreteras, no tendríamos que lamentarlas. Pero tampoco es solo cosa de los conductores, las administraciones también han de poner su parte y adecentar todos los kilómetros de vías en mal estado que existen, así como en cambiar toda la señalización caducada, entre otras actuaciones.