Consejos para elegir consultoría de negocios

Autor   

Consejos para elegir consultoría de negocios

En esta ocasión hablaremos de una serie de útiles consejos para poder seleccionar una empresa que se dedica a la consultoría de negocios.  Respecto a esto, en Action Project, por su experiencia en el ramo, consideran que todavía hay espacio para el crecimiento en este sentido, pues muchas empresas necesitan de la ayuda a nivel profesional en la gestión de su negocio y poder centrarse en la actividad del negocio en cuestión.

Vamos a ver una serie de sugerencias o de consejos que pueden ser válidas para tomar una buena decisión a este respecto:

Definición de los objetivos a establecer

Hay que tener claro que en muchos casos es necesaria una planificación estratégica de cara a poder fijar los próximos ejercicios y que se desarrollen en el próximo año. En este sentido, puede haber mucha capacitación a nivel ejecutivo para que se eleva la eficacia y la capacidad para lidera.

Hay que comenzar por definir bien los procesos de manera exacta en cuanto a los tipos de asesoría que se van a necesitar. Se buscan resultados al respecto, donde hay que definir bastante bien la clase de necesidades a nivel de consultoría empresarial que vamos a necesitar y qué expectativas debemos dejar claro al asesor de gestión con el que estemos interesados a la hora de trabajar.

Comprobar la experiencia de los asesores

Está claro que tanto los asesores como los consultores tienen un gran conocimiento de los problemas de la empresa para la que trabajan.

Pensamos que siempre es una buena idea el aprovechar una gran experiencia con otra clase de personas, negocios o empresas para lograr que se maximice el beneficio en cuanto a la información sobre cada una de las situaciones.

Hablamos de que los buenos consultores son aquellos que tienen la habilidad para poder ver patrones y enfoques ampliamente probados donde el pensamiento se pueda llevar a cabo con trabajo, lo cual puede ir, desde un aumento en las ventas a una disminución de los gastos o la contratación de buenos empleados.

Asegurarse de conectar

Las relaciones que se establecen a nivel de consulta tienen que ser bastante estrechas. Hay que ver que esto solo va a pasar cuando existe una relación positiva y abierta. Por todo ello adquiere gran importancia el hecho de solicitar una tienda y poder dedicar el tiempo que necesitamos para conocer al potencial consultor que llevamos dentro. No nos olvidemos que puede suceder que tanto el gerente de la empresa como el asesor se pueden embarcar en un largo viaje juntos.

Todo esto hace que sea vital el que haya compatibilidad entre los actores de la empresa y la consultora para que se pueda lograr el éxito de la empresa de manera más fluida.

Solicitar referencias

Hay que tener en cuenta que los buenos gestores, asesores y consultores tienen que contar con muchos clientes satisfechos. Todo esto hace que sea importante el hablar con las cuentas actuales y pasadas cuando queramos saber más sobre cómo ha ido la experiencia y lo efectivo que puede ser realmente el servicio.

Lectura de la letra pequeña

Hay asesores de empresas que lo que hacen es poder cobrar por hora. Otros van a necesitar de un compromiso por tiempo prolongado. Debemos ser conscientes de que es necesario entender en qué nos metemos para que no haya sorpresas al final de mes.

Entender su enfoque

No olvidemos que hay consultores que utilizan la metodología de guión dependiendo de lo que dicte la afiliación de la franquicia.

Tampoco olvidemos que existen otros que lo que hacen es evaluar cada situación de forma única, usando una gran variedad de herramientas cuando se quiere crear una solución personalizada.  Las necesidades del cliente y un claro compromiso con la totalidad de indicaciones siempre son necesarias.

Compromiso con el tiempo

Existen asesores de empresas y gestorías de confianza que pueden reunirse con los clientes de manera periódica por una hora, un par de veces mensuales. Otros se van a reunir por unas horas una vez al mes.

Los hay que optan por utilizar videollamadas, de tal forma que se eliminen los viajes y se reduzcan los tiempos para las reuniones, con independencia del formato, donde deberemos asegurarnos de comprometernos no solo con el tiempo para la reunión, además con el tiempo que vamos a necesitar para poder trabajar en las nuevas habilidades.

Lo mejor es tomarnos el tiempo que necesitemos para contar con la seguridad de que los trabajadores puedan tener las respuestas necesarias.  Desde aquí os deseamos la mayor de las suertes.